Decálogo de la Orientación

La Escuela de Orientación Profesional afirma su compromiso con las políticas activas de empleo, en el convencimiento de que son un servicio esencial para el desarrollo social y laboral de la ciudadanía. Por ello, formulamos el siguiente decálogo que recoge nuestros principios básicos sobre la orientación profesional.

1. La orientación profesional es un instrumento fundamental para la dinamización del empleo y la competitividad en nuestra sociedad.

2. La orientación debe centrarse en la persona, más que en la información, desarrollando sus potencialidades y talentos.

3. Entendemos la orientación como un proceso individual, ello supone una adaptación personalizada de los procesos, contenidos y herramientas.

4. La orientación profesional es un proceso a largo plazo, que comienza en el ámbito educativo con la orientación vocacional y se prolonga a lo largo de toda la carrera profesional.

5. Se hace imprescindible definir el perfil, la cualificación y la definición del puesto de trabajo de los profesionales de la orientación profesional.

6. Consideramos la orientación profesional como un servicio público que debe ser accesible y próximo a la ciudadanía

7. Dada la importancia de los y las profesionales en el desarrollo sociolaboral y de dinamización del mercado de trabajo, apostamos por planes de carrera y estabilidad laboral

8. La orientación profesional debe contemplar la iniciativa personal, el emprendimiento y la cultura emprendedora como un eje transversal.

9. La orientación debe adaptarse y proponer servicios a usuarios con necesidades específicas.

10. Orientación debe estar a la vanguardia de la innovación, reconociendo el mercado de trabajo, sectores y puestos de trabajo en desarrollo, así como utilizar las nuevas tecnologías (NNTT)