Oferta formativa para orientadores/as 2016

Ya tenemos a vuestra disposición nuestras oferta formativa de este 3 cuatrimestre de 2016... ¿te interesa? Más información en la pestaña de formación de EOP...



Formación online... rompe tus rígidos de esquemas de la formación en aula... anytime, anywhere...

Ahora que acabamos de proponer nuestra oferta formativa muy especializada en Orientadores e Insertores profesionales. Échale un vistazo si te apetece: http://bit.ly/1ddpvkk
 
Nos cuesta despegarnos de nuestras costumbres, como si todo lo que ha sucedido antes fuese lo mejor, como si la tradición o "a lo que estoy acostumbrado" fuese siempre la opción más adecuada. Así, muchas personas siguen apostando por el vinilo y jurando y perjurando que se escucha mejor; o manteniendo el libro en papel cuando el ebook tiene indudables ventajas de usabilidad y coste.
 
Esta resistencia al cambio, esta nostalgia por el pasado la vemos frecuentemente en la formación para profesionales, pero ¿realmente la formación presencial es mejor que la formación online? Algunos argumentos para que reflexiones, te puedes estar perdiendo la formación que necesitas...

1) ANYTIME (a cualquier hora) ¿Cuánto me cuesta dejar dos o tres días mi puesto de trabajo para formarme? ¿Qué dificultades genera en mi organización? ¿Me puedo permitir el lujo? La formación online nos permite elegir el momento, eso sí, tenemos que organizarnos bien para no dejarlo a última hora, pero puedo recoger las horas que necesito acomodándolas a mi realidad profesional y personal. Se trata de optimizar mi tiempo disponible, de aprovechar espacios o momentos, de poder adaptar mi aprendizaje a mi realidad y no al contrario.

2) ANYWHERE (en cualquier parte) ¿Cuánto cuesta desplazarse hasta el sitio? Es más, ¿la organización puede asumir el coste de desplazar hasta un lugar concreto a un número determinado de personas? ¿puedo asumir a nivel familiar varios días fuera de mi casa? Si se trata de una organización con varias sedes la formación presencial no siempre funciona. La formación a distancia en cambio la puedes hacer en la oficina, desde el sofá de tu casa en una Tablet o portátil, una tarde en una cafetería... eliges el lugar, y ello permite una mayor libertad para adaptar la formación a tus momentos personales.

3) IN TIME. ¿Todos los días tenemos la misma energía? ¿las mismas preocupaciones y urgencias? La formación presencial te obliga a estar un día y una hora en un sitio concreto, sea el día que sea, hayas dormido bien o mal, estés mas o menos cansado, tengas más o menos compromiso, el formador viene y habla.

4) MY OWN RATE. ¿Las personas que participan en la formación tienen el mismo nivel inicial? Por lo general, no es así. El docente pasa mucho tiempo explicando el contexto o marco, o haciendo referencia a temas que por sus características no te interesan personalmente. ¿Por qué no poder ir al grano, diferenciar de todo el contenido aquel que puede ayudarme a mejorar en mi trabajo y desechar el resto?

5) SPECIFIC. ¿Y si el curso que busco es muy, muy concreto? ¿Y si solo me interesa a mi en mi organización? ¿Y si en mi localidad no se oferta este tipo de formación? La formación online te permite acceder a profesionales, contenidos, ideas, herramientas y recursos muy específicos relacionados con tu sector de intervención y desempeño. Muchas veces la formación online es la única formación real que existe que responde a tus demandas.

Deja a un lado los prejuicios y prueba. El índice de finalización y de satisfacción de nuestra formación es muy alto, y seguro que la media del sector también lo será.

El modelo de la cimentación para la búsqueda de empleo


La famosa consultora norteamericana The Grove, conocida por sus sistemas de planificación visual, puso de manifiesto hace unos años, que cuando las organizaciones toman decisiones estratégicas, únicamente se centran en el futuro. Lo importante es alcanzar los objetivos, y nuestros objetivos están situados en el futuro.
 
David Sibbet, presidente y fundador de The Grove Consultants, diseñó el conocido “modelo de cimentación”, donde resulta clave conservar todo lo bueno del pasado para lograr eso que queremos en el futuro.  Se trata, pues, de alcanzar las metas sobre los cimientos sólidos del pasado. Encontrar aquí, esos ingredientes que nos impulsen a la acción en el presente y el futuro.
 
 

Superar el proceso de duelo profesional

Lola acaba de cumplir 50 años. Hace unos meses tomó la decisión de poner fin a su trayectoria profesional en una entidad financiera. Estuvo veinte años, toda una vida laboral, en la misma empresa,  consiguiendo su objetivo, llegar a ser directora de una oficina. La decisión fue difícil. “Rebajar sustancialmente mis pretensiones o tirarme al vacío”, dice. Optó por lo segundo. Pero ante un horizonte lleno de ilusiones y retos profesionales que cumplir, sus ojos se humedecen. Seis meses después manifiesta entre lágrimas “aún no he superado el cese de mi trabajo”.
Elisabeth Kubler Ross, profesora, psiquiatra suiza,  y referente en el acompañamiento de enfermos terminales y de sus familiares, analizó los procesos de duelo, contribuyendo al desarrollo de la teoría de los cuidados paliativos.
Pero el proceso de duelo no sólo se refiere a la pérdida de un ser querido. El duelo implica un cambio, un tránsito desde una situación a otra, que no siempre es la mejor, y que provoca una resistencia. La resistencia al cambio surge de la variación de nuestro estado actual, de manera no querida o deseada, y que supone un trasformación repentina de nuestra forma de vida (personal o profesional).

La importancia de trabajar el emprendimiento desde la orientación profesional


Existen multitud de recursos y herramientas en las redes sociales que aportan contenidos, ideas, guías, herramientas y recursos a las personas que están en desempleo. Son interesantes, útiles pero insuficientes si se trata de realizar una orientación profesional individualizada.

Una persona en desempleo tiene dos facetas que se deben trabajar desde la orientación:

Por un lado, el ámbito interno, sus conocimientos, capacidades, disponibilidad, motivación, autoestima, experiencia... en definitiva, todos aquellos aspectos que lo convierten en un/a profesional disponible con los recursos suficientes para acceder al empleo y desarrollarlo adecuadamente. Este aspecto llega hasta la definición del objetivo profesional: cuales son mis expectativas, mis metas para el acceso al empleo.